Las cookies recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online. Al navegar por nuestra web estás aceptando el uso de cookies. información sobre la política de cookies.
Continuar
Español(Spanish Formal International)English (United Kingdom)French (Fr)

 

(+34) 93 775 34 02

El árbol del aceite de argán

Conocido como " el árbol de vida ", este árbol espinoso (argania spinosa) se encuentra exclusivamente en el sudoeste de Marruecos. La peculiaridad de este árbol, es la enorme vitalidad que tiene y su capacidad para crecer en zonas desérticas, bajo unas condiciones durísimas. Del hueso de su fruto, se extraen las semillas de argán. Con el prensado manual de éstas, nace el auténtico aceite de argán marroquí. Se necesita un día entero de duro trabajo para poder extraer un solo litro de este oro líquido.

El árbol del Argan, es una especie de gran interés ecológico. Sus raíces facilitan la filtración de agua, protegiendo los suelos de la erosión y reabasteciendo les acuíferos. Además gracias a la demanda de los productos relacionados con el argan, ayuda a la subsistencia de 2 millones de personas en la Marruecos rural. En 1998, los bosques de arganes son declarados por la UNESCO “Reserva de la biosfera” debido a la diversidad de usos que ofrecen a la población.

Argania spinosa es una planta de flores que es propia y exclusiva de los semidesiertos calcáreos del suroeste de Marruecos, el norte del Sáhara Occidental y la provincia de Tindouf, en el oeste de Argelia. El argán crece hasta los 8-10 metros de altura y vive unos 150-200 años. Crece en la zona comprendida entre Tiznit y Esauira. Tiene pequeñas hojas de 2-4 cm de longitud, ovales con el ápice redondeado. Las flores son pequeñas, con cinco pétalos amarillo-verdosos; florece en abril. El fruto es de 2-4 cm de longitud y 1.5-3 cm de ancho, con piel espesa y gruesa que rodea la cáscara amarga con dulce olor; ésta rodea a los frutos que contienen 2-3 semillas que son ricas en aceite. El fruto tarda un año en madurar hasta junio-julio del siguiente año.

La superficie de los bosques de Argania ha menguado en un 50 % en los últimos 100 años, debido a su utilización como combustible, el pastoreo y el cultivo intensivo. Su mejor protección para su conservación podría encontrarse en el reciente desarrollo de la producción de aceite de argán para su exportación como un producto de alto valor comercial.